Entre la infinidad de opciones que existen para el reciclado, se encuentra la utilización de elementos cotidianos para decorar el jardín. Con un poco de imaginación pueden obtenerse resultados realmente sorprendentes y al mismo tiempo darle al jardín un toque o personalidad propia.

Nosotros proponemos la utilización de viejas piezas de baño en el jardín, para darle una segunda oportunidad a esas piezas que ya no sirven (una bañera, una pila de lavadero, y porqué no ¡un lavabo!). Cualquiera de ellas puede servir para infinidad de cosas. Por ejemplo, una bañera puede utilizarse como una jardinera, un huerto urbano, un pequeño estanque… Tan solo se necesita buscar un lugar donde colocarla.

Nosotros hemos probado el reciclaje de bañeras para realizar huertos. El proceso es bien sencillo.

En primer lugar, se realizan unos agujeros en la base con la ayuda de un taladro. Después, se rellena con un poco de grava para facilitar el drenaje. Sobre ella, se vierte la tierra que hayamos escogido para plantar. Por último, procedemos a plantar las verduras y hortalizas que hayamos escogido.

Si se desea, solo faltaría decorarla para integrarla con el resto del jardín. Aquí entra la imaginación de cada uno. O bien se le puede dar una mano de pintura al exterior, o puede forrarse con maderas, piedras o incluso, utilizar otras plantas.